Concursal

El concurso como obligación

Tanto EMPRESAS como PERSONAS FÍSICAS pueden entrar en situaciones de INSOLVENCIA debido a una falta de liquidez. Ante esta situación debe solicitarse CONCURSO DE ACREEDORES. Solicitud de concurso que en el ordenamiento jurídico español puede convertirse en una OBLIGACIÓN para la persona física o jurídica en estado de insolvencia actual o previsible.


La sanción por el incumplimiento de esta obligación, o el simple retraso, puede implicar responsabilidades para los administradores en la sección de calificación del concurso, o a través del ejercicio de acciones individuales de responsabilidad por parte de los acreedores ordinarios, o de acuerdos de derivación de responsabilidad por parte de la hacienda pública y la seguridad social.

El concurso como prevención

El concurso de acreedores proporciona un marco legal de protección a través del que se pueden obtener acuerdos de reestructuración del pasivo, con quitas y/o esperas, mediante la aprobación de un convenio concursal, o cuando la empresa no es viable, su liquidación de forma ordenada.


Las ventajas más significativas que otorga el concurso de acreedores para el deudor insolvente son:

 

  • LEVANTAMIENTO DE EMBARGOS
  • REESTRUCTURACIÓN DE LA DEUDA
  • PROTECCIÓN FRENTE A ACREEDORES