Civil

Toda la Normativa Sustantiva Civil del Ordenamiento Jurídico Español gira en torno a un único principio y fin: LA VOLUNTAD.
Teniendo siempre presente este axioma podemos dividir todo el derecho positivo civil existente en dos ramas:

 

  • Las normas limitativas de la voluntad,
    que son las normas que señalan las fronteras de nuestra voluntad diciéndonos hasta donde puede y hasta donde no puede entra la autonomía de la voluntad (derecho necesario)
  • Las normas subsidiarias e interpretativas de la voluntad,
    que son las normas que sólo entran en juego cuando nuestra voluntad no se ha manifestado (derecho supletorio)

Dicho esto se concibe la importancia de que nuestra voluntad si se manifieste, dentro de los límites legales, para que no sea el ordenamiento jurídico quien interprete legalmente cual hubiera sido nuestra voluntad.


A título de ejemplo:

 

Si al morir no hemos otorgado testamento será el derecho quien determine la distribución de nuestros bienes y a quien le corresponde la tutela de las personas que de nosotros dependían (ancianos, niños, incapacitados…) y mayor la problemática entre los herederos a la hora de distribuir los bienes.
Si al casarnos no otorgamos capitulaciones matrimoniales que rijan nuestro matrimonio será el derecho el que diga cómo ha de regirse nuestro matrimonio según la región de España en la que nos encontremos y mayor la problemática cuando el matrimonio se disuelva por muerte o separación
Si al disponer de bienes no otorgamos contratos será el derecho y, en última instancia el Juez, quien decida las cuestiones no estipuladas y mayor la problemática cuando las relaciones entre las partes dejen de ser buenas

 

Desde BUFETE MUÑOZ PEREA tratamos de concienciar en la necesidad de manifestar la voluntad es prevenir en todas las ramas del derecho civil:

 

DERECHOS REALES

CONTRATOS

FAMILIA

HERENCIAS